The Instagram dilemma: curated vs non-curated

There’s a topic that I’ve seen featured lately in a few blogs which really has caught my attention and have had me thinking about it. Apparently, there’s some kind of online debate between promoters and detractors of curated Instagram accounts, debating if it is a good or a bad thing to intentionally apply certain creative control on your profile, showing just a specific style of images.

I think it’s and interesting debate, and I have to say I really understand both sides in a way.
I’m a huge Instagram fan, and I can say I scroll my feed more than multiple times a day, although I don’t really publish that often (which sometimes I wish I would, but honestly, there’s not many interesting things around me on my everyday basis, and I don’t like to post just for the sake of it).
Said that, I have to recognise that I prefer curated accounts. I don’t think it even started consciously, but when I go to the “pictures you’ve liked” option, I see a curated feed itself. Most of the accounts I follow actually share certain style (bright, clean, slightly unsaturated…). But this is just the style of pictures that I love the most, I find the most inspiring or suit better my personality and maybe photography goals. And there’s nothing wrong about it.

I really understand why detractors of this tendency say that this kind of account doesn’t reflect real life, and that the real world is not a curated place that adjust to certain pattern of lights, colours, etc., I get it. But at the moment you decide to follow one account or another, you’re actually curating your feed somehow, you are not watching a “real world” either. Let’s not forget is just an app for leisure, and we’re gonna see what we choose to see in certain way.
Let’s not forget either that for a lot of people trying to find their place in the creative industry, it can be a wonderful launch pad. And not just that, many photographers (and with that I don’t care at all if they’re professional or amateur), are giving us a sight of their work for free, just to inspire us.

Most of the people I follow are bloggers, really, and sometimes of course I would like to see a little peek into their reality, and check that their lives are as messy as mine. But probably just to know the people I admire a little bit better. And that has nothing to do with Instagram.

So, curated or non-curated Instagram? It depends. Personally, I guess my own account is a mix of both. But to be honest, I don’t really use it as an extension of my blog (of course I link it here and you’re more than welcome to follow, but I had it before I had the blog), and I like to share my life with my friends, so I post a little bit of everything.
But personally, and loving a lot of non-curated accounts for their authenticity, I have to say that I love curated accounts for their creative value and the inspiring impact they have on me. But as always, this is just my opinion.

What do you think about it? Do you prefer curated or non-curated IG accounts?

 

 

Hay un tema con el que me he encontrado más de una vez últimamente en varios blogs que me ha llamado mucho la atención. Al parecer, hay cierto debate entre gente que está a favor y en contra de que una cuenta de Instagram tenga cierto estilo definido. La discusión plantea si es algo bueno o aloque se aplique determinado control creativo intencionado sobre el perfil de Instagram, mostrando solo imágenes cuidadosamente seleccionadas que respondan a un estilo constante y homogéneo (lo que implica que no necesariamente se refleje un entorno realista ni cotidiano, sino prácticamente vidas de ensueño que no necesariamente encajan con la realidad).

Yo creo que es un debate interesante, y tengo que decir que, en cierto modo, entiendo las dos posturas.
Soy una gran fan de Instagram, puedo decir que lo consulto muy a menudo a lo largo del día, aunque realmente no publique mucho (que a veces pienso que me gustaría hacerlo, pero por otro lado, no estoy rodeada de cosas tan interesantes y no me gusta publicar porque sí). Dicho esto, reconozco que me gustan más las cuentas que se ciñen a un estilo determinado. No creo que empezase conscientemente, pero si voy a la pestaña de “publicaciones que te han gustado” realmente me encuentro con una serie de fotos de un estilo determinado y muy concreto. La mayoría de las cuentas que sigo comparten ciertos rasgos fotográficos (luminosas, limpias, de baja saturación…). Pero es que éste es el estilo de imagen que me llama la atención, que encuentro más inspirador o que casa más con mi personalidad y objetivos en cuanto a fotografía. Y no le veo nada de malo.

De verdad que entiendo por qué hay gente que se opone a esta tendencia, defendiendo que este tipo de cuentas no reflejan vidas reales, y que el mundo no se ajusta a un estilo concreto de composición, luces y tonalidades, lo entiendo. Pero desde el momento en el que tú decides seguir a una cuenta y no a otra ya estás aplicando filtros sobre lo que vas a ver en tu muro, así que tampoco es “realidad”. No olvidemos que es una aplicación para el ocio, vemos lo que elegimos ver.
Tampoco nos olvidemos de que no es una herramienta destinada exclusivamente a compartir el día a día de la gente. Hay mucha gente intentando encontrar un hueco en la industria creativa que utilizan IG como plataforma para darse a conocer. Y no solo eso, hay muchos fotógrafos increíbles (y con esto no me refiero solo a profesionales sino también amateurs) que nos están permitiendo disfrutar de su trabajo gratis, solo para inspirarnos.

La mayoría de las cuentas que sigo son de bloggers en realidad, y por supuesto que a veces me gustaría tener una visión un poco más realista de sus vidas, y ver si en realidad son tan desastrosas como la mía. Pero solo me apetece en el sentido de conocer un poco mejor a gente a la que admiro, y eso realmente no tiene nada que ver con Instagram.

Así que, ¿qué opino de este tema? Pues que todo depende. Personalmente, mi cuenta es una mezcla de las dos cosas, en algunas imágenes intento seguir unos patrones de estilo y en otras no. Pero, realmente yo no uso mi cuenta de IG como extensión de mi blog (por supuesto que la enlazo aquí, y sois más que bienvenidos a visitarla, pero ya existía antes que el blog), y me gusta compartir mi vida con mis amigos a través de ella, así que publico un poco de todo.
Pero, personalmente, y aunque sigo cuentas sin un estilo definido que me encantan, por su frescura y autenticidad, en el fondo prefiero las que sí que siguen unas constantes de estilo, por su valor creativo y porque me inspiran mucho más. Pero, como siempre, es solo mi opinión.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os parece bien que la gente filtre el contenido de sus cuentas de IG para que encajen en un patrón estilístico?

 

SHARE:


2 comments so far.

2 responses to “The Instagram dilemma: curated vs non-curated”

  1. Virgina says:

    Un tema muy interesante que me viene a la cabeza en cada publicacion, sin tener yo ninguna pretension creativa. Creo que me decanto por los mas “realistas” esta vez, menos lineales y mas divertidos. 🙂

    • Nuria says:

      Yo además es que he notado que sigo a un estilo muy concreto, la mayoría de las fotos que veo mi pestaña de “publicaciones que te han gustado” parecen hechas por la misma persona!! 😆

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *