Thoughts on a (mostly) monochrome wardrobe

This is the kind of ramble post about some things I’ve been thinking about while doing my seasonal wardrobe clearout (you know I love me a good declutter session). Before I start, let me emphasize the “RAMBLE post” detail. Don’t say I didn’t warn you.

I remember that, about ten years ago, I used to joke with my friends about how all of my clothes were either black or pink (mostly black). Last week, while I was clearing out my stuff, I realised that it really hasn’t changed that much.
All of my clothes are either black, white, anything in between them (I mean, all posible shades of grey), blush pink (a much more chic and adult version of pink than back then, or so I like to think), and that’s mostly it (with few excepcional concessions). Do I see any problem? Not at all.

I can’t defend enough a mostly monochrome wardrobe (specially when black is the star of the show). I know loads of people are not in for this kind of look, but to me, it’s not only easy to style and fail proof, but also very stylish.
As my wardrobe, back in high school and uni days, proof, I’ve always had this thing for monochrome. And in all these years in between I’ve tried, in all different ways, to add more colour to my wardrobe. People commenting about how do they find it boring, or too much in your comfort zone, made me wonder if I was missing out on something. What did I get? Never feeling completely happy with my clothes, because I didn’t feel identified with those colours.

With the years, I’ve realised that it’s not about “boring” things or about “comfort zone”, is about finding the style you feel the most “you” in. This is mine, and obviously I feel extremely comfortable in it but, isn’t it what style is about?

So, I surrender. I like monochrome and I’ll keep going for it in any occasion. And I just wanted to share my thoughts with you, all monochrome lovers out there. Because only you can understand why, if they have it in black, I’ll get it in black.

 

 

 

Este es el tipo de post en el que voy a divagar sobre algunas cosas que me han venido a la cabeza mientras hacía la limpieza de armario que hago en los cambios de estación. Y quiero remarcar lo de “divagar”, no digáis que no he avisado.

Recuerdo que hace unos diez años, mis amigas y yo bromeábamos sobre cómo toda la ropa de mi armario era negra o rosa (sobre todo negra). Pues bien, haciendo esta limpieza el otro día me he dado cuenta de que la cosa no ha cambiado demasiado.

Toda mi ropa es negra, blanca, de cualquier tono entre ambos (o sea, cualquier tono de gris), o rosa empolvado (una versión mucho más “adulta” que los rosas que usaba entonces, o eso quiero pensar), y eso es prácticamente todo (con algunas concesiones ocasionales). ¿Veo algún problema al respecto? En absoluto.

No podría defender con más ahínco las bondades de un armario prácticamente monocromático (sobre todo si el negro es la estrella del espectáculo). Sé que mucha gente no comparte esta opinión, pero para mí, no sólo es fácil de combinar y prácticamente infalible, sino que me parece muy elegante.
Como prueba la ropa de mis días de instituto y universidad, siempre me ha atraído el estilo monocromático. Y todos estos años entre medias he intentado, de todas las formas posibles, añadir más color. La gente que comentaba lo “aburrido” que es vestir siempre con los mismos colores, o quedarse siempre en la zona de comfort, me hacían pensar que me estaba perdiendo algo. ¿Qué conseguía? Nunca estar del todo a gusto con mi ropa porque no me identificaba con esos colores.

Con los años me he ido dando cuenta de que no se trata de aburrimiento ni de zonas de comfort, sino de encontrar el estilo que te haga sentir más “tú”. Este es el mío, y obviamente me encuentro muy cómoda en él, ¿y no es eso de lo que se trata?

Así que me rindo, me gustan siempre los mismos colores y los elegiría en cualquier ocasión. Sólo quería compartir esto con vosotros, amigos de lo monocromático. Porque sólo vosotros entendéis por qué, si lo tienen en negro, me lo llevaré en negro.

SHARE:


0 comments so far.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *