A palette kissed by fire (or another Naked Heat review)

I’m pretty sure that, by now, you’ll have read a thousand and one reviews about the beauty release of the moment, the Naked Heat Palette by Urban Decay. I know, but finally one brand has released a palette that is warm enough to be be worn by the Mother of Dragons herself, doesn’t it deserve another review?

I can’t remember such a hyped product since the first Naked Palettes, and to be honest, I’ve missed that kind of “OMG I can’t wait until it’s released” feeling regarding a beauty product.
As you probably know, I’ve never been a real fan of Urban Decay’s Naked Palettes. I didn’t get the first and second one, because I already had a lot of the shades from older palettes (anyone remember the Books of Shadows?). I got the Naked 3, and I hardly ever use it, as I rarely go for those kind of shades. But the Naked Heat, my friends, that is really made for me.

You know I’m a sucker for warm toned eyeshadows. They’re pretty much all I wear, and an Olsen twin eyeshadow look is my ultimate idea of chic. So as soon as I started watching pictures of the palette online, I fell head over heels for it.
I think it’s not available everywhere just yet. Right now, I think you can buy it online, in UD stores and in Sephora flagships (where I got it). But definitely you can order it online.

As every other Naked palette, this has 12 shades, combining matte and shimmery. And, in this case, it covers basically every shade of warm reddish brown and copper you could ever need.
I’ve been playing around with it and I can say I don’t regret the purchase at all.
The matte shades are my favourites (they always tend to be): buttery, pigmented, easy to blend, and I haven’t really found any fallout. My favourite shades are probably Sauced, Low Blow, and He Devil, and they’re the ones I reach for the most.
Regarding the shimmery shades, I’ve never been the biggest fan of Urban Decay eyeshadows because, although the pigmentation and finish are incredible, they tend to have a ton of fallout (which I know is the only way of getting such strong pigment) and they usually crease on me. In this case, I’ve applied the shimmery shades over the matte ones in some looks, applying them directly with my finger, and I haven’t experience any issues with them. I don’t know if I just found a better technique to work with them or if they have changed the formula a little. Either way, I’m happy with them.
I can say that I’ve experience some blending issues with the darker shades, specially the darker mattes (Cayenne, En Fuego and Ashes). I don’t know if it’s because of the shadows or because my lids are dry, but anyway, I ended up working them out with a bit more effort, so no big deal.

Overall, I’m really happy with the Naked Heat, and I can see myself using it a lot, specially when the Autumn comes.
Would I recommend getting it? It depends, really. If you are looking for a very versatile palette that help you achieve any look, this is not what you’re looking for (I would have loved a matte cream colour and a very dark matte brown or black). If you have many other palettes and you want to have your warms sorted, this is definitely the one for you.
In my case, I’m in love and I can’t deny it.

 

 

 

 

Imagino que a estas alturas ya habréis leído como un millón de reseñas sobre el lanzamiento de la temporada, la Naked Heat Palette de Urban Decay. Ya lo sé, pero por fin sale una paleta con tonos tan cálidos que sería apropiada para la mismísima Madre de Dragones, ¿no se merece una reseña más?

No recuerdo un lanzamiento tan anticipado desde las primeras Naked Palettes, y sinceramente, echaba un poco de menos esa sensación de “Dios mío, que llegue el día del lanzamiento ya” con respecto a un producto de belleza.
Como ya sabréis, nunca he sido demasiado fan de las Naked Palettes. Nunca he tenido ni la 1 ni la 2, porque ya tenía muchos de esos tonos repetidos en otras paletas (¿alguien se acuerda de los Book of Shadows?). Me compré la Naked 3 y casi nunca la uso, porque no suelo usar ese tipo de colores. Pero la Naked Heat, queridos amigos, se ha hecho para mí.

Ya sabéis que tengo debilidad por las sombras en tonos cálidos. Son prácticamente todo lo que uso, y creo que el look “gemela Olsen” es lo más chic que se puede llevar en los ojos. Así que en cuanto empecé a ver imágenes de ésta paleta online, me enamoré al instante.
Creo que todavía no está disponible en todas partes. Pero estoy bastante segura de que sí que podéis comprarla online, en tiendas UD y en flagships de Sephora (que es donde yo la compré). En cualquier caso es seguro que podéis comprarla por la web.

Como las anteriores Naked Palettes, esta paleta tiene 12 sombras, algunas mate y otras shimmery. Y en este caso, tiene prácticamente cualquier tono de marrón rojizo y cobre que puedas necesitar. He jugado con ella en los últimos días y no me arrepiento de la compra para nada.
Las sombras mate son las que más me han gustado (como suele ser habitual en mi caso): muy pigmentadas, fáciles de trabajar y no sueltan apenas polvo. Mis tonos favoritos son Sauced, Low Blow y He Devil, y son las que más estoy utilizando.
Con respecto a las sombras con brillo, nunca he sido demasiado fan de este acabado en las sombras de Urban Decay. Es cierto que son muy pigmentadas, y que tienen un acabado precioso, pero sueltan demasiado residuo al aplicarlas para mi gusto (que es cierto que es inevitable si se busca ese nivel de pigmentación), y a menudo se me cuartean al cabo de pocas horas. En este caso y para intentar evitarlo, las he estado aplicando directamente con el dedo, a menudo sobre las sombras mate, y no he tenido ninguno de los problemas que mencionaba. No sé si es que es una forma mejor de utilizarlas o si han cambiado ligeramente la formula, pero me han gustado más de lo que esperaba.
He tenido algunos problemas a la hora de difuminar los tonos más oscuros, sobre todo los mate (Cayenne, En Fuego y Ashes). No sé si es porque mis párpados son secos o porque cuesta más trabajar estos tonos, pero en cualquier caso, tras trabajarlas un poco más, el resultado es igualmente bueno.

En general, estoy muy contenta con la Naked Heat, y estoy segura de que la voy a usar muchísimo, sobre todo en cuanto llegue el otoño.
¿La recomiendo entonces? Pues la verdad es que eso depende. Si buscáis una paleta versátil con la que hacer cualquier tipo de look, seguramente no es la más apropiada (por ejemplo, he echado en falta una sombra en tono crema mate, y algún marrón muy oscuro o negro también mate). Si ya tenéis otras paletas y lo que buscáis es tener una buena selección de tonos cálidos, sin lugar a dudas, es lo que buscáis.
En mi caso, no puedo negar que estoy enamorada.

SHARE:


2 comments so far.

2 responses to “A palette kissed by fire (or another Naked Heat review)”

  1. Débora says:

    Tengo esta entrada programada para el domingo jejejeee, otra reseña más también, pero se hace necesaria. Totalmente de acuerdo contigo, Cayenne, En Fuego y Ashes son, para mí, las que peor pigmentan y resultan muy secas, nada que ver con He Devil que aunque es mate también es súper suave y súper pigmentada, me encanta.

    Bss!!!

    • Nuria says:

      Estoy deseando leerla!! 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
      Pensé que a lo mejor las mías estaban más secas por alguna razón, porque me parecía rarísima tanta diferencia en textura entre Cayenne y He Devil, que tienen un tono bastante parecido. En fin, nada que no se resuelva difuminando con más ganas 😉
      😘😘😘

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *